dilluns, 7 de juliol de 2008

AL MÁS PURO ESTILO REDFIELD


Sin duda alguna Chris Redfield es el heroe más gran del Resident Evil , él lo empezó con la primera entrega de la saga RESIDENT EVIL y aún sigue en pie en el último RE que saldrá (RE5).


Chris Redfield forma parte del Alpha Team de S.T.A.R.S. (Special Tactics and Rescue Service) del R.P.D. (Raccoon Police Department o Departamento de policia de Raccoon), y además es uno de los pocos supervivientes luego del incidente de la mansión, abandona Raccoon City para ir en busca de respuestas a Europa, la matriz de Umbrella Inc.
Ex miembro de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos expulsado por razones difusas (aunque se divulga que fue por desobedecer órdenes directas al salvar a un compañero durante una operación), luego es reclutado por Barry Burton para integrar el equipo élite S.T.A.R.S.

Edad: 25 Estatura: 1.81 m Peso: 80.5 Kg Grupo Sanguíneo: O nacimiento:25/08/1973

Luego de sobrevivir junto a Jill Valentine, Barry Burton, Rebecca Chambers y Brad Vickers, intentan convencer a los miembros del R.P.D. de los peligros que plantea la multinacional Umbrella, pero no son escuchados, principalmente por el Jefe de la Policía, quien tenía vínculos con la misma y recibía jugosos sobornos. Al ver el nulo avance envía cartas al Gobierno, donde descubre los pagos y decide ir a investigar los problemas a fondo a Europa, donde se encontraría con más problemas.También se cree que tuvo un romance con Jill Valentine cuando llegaron a la mansion Spencer pero nunca se supo. Jill en RE3: nemesis habla de quimica que surgio entre ellos dos... Tres meses después recibe un mensaje de auxilio de su hermana Claire, este se enfrenta a los hermanos Ashford, y tambien se enfrenta a su peor enemigo, su némesis : el capitán Albert Weskera quien creia muerto. Y la rescata de un laboratorio en la Antartida. Ya en RE5 Chris forma parte de una organizacion llamada BSSA.Tiene una hermana, Claire Redfield (protagonista en RE2, RE Code Veronica y RE5).

Y le gusta tanto matar zombies como el primer día . . .